Mi Macbook Pro de pantalla azul a ratos, al que no le pasa nada

Desde que tengo el Macbook Pro tiene un par de problemas que según Apple no son tal (o al menos para su SAT, que son su contacto conmigo). Probablemente con algún otro PC hubiese pasado, porque son cosas que no dificultan su uso diario, ya que aparecen ocasionalmente y no son demasiado molestas (además del coñazo de estar varios días-semanas sin el PC)… pero, dado lo que cuesta el cacharro, decidí ver qué me decía Apple sobre ello… El portátil lo llevé por los problemas que explico a continuación, y estuvo 12 días naturales (10 días laborables) en el SAT, así que voy a contar un poco la experiencia que he tenido llevándolo a que lo mirasen.

El primer problema es que se calienta una barbaridad al utilizar programas que usen más o menos intensivamente la gráfica (jugar, ver algún vídeo en flash o AVI, etc.), llegando incluso a calentarse la parte del monitor (donde está la manzanica que luce en la oscuridad, vamos). En Windows llega a alcanzar temperaturas salvajes, de ~90ºC y, dado que el portátil ventila de una manera pasiva (no tiene ranuras de ventilación, el calor se disipa a través de toda la carcasa de aluminio), todo el portátil se calienta una barbaridad. En Mac se calienta lo suyo también, pero sin llegar al extremo de cuando estoy jugando en Windows… Como hacía poco había salido lo de la partida de tarjetas nVidia defectuosas que montaban los MBPro, me pareció que podía estar entre los que llevaban una chunga.

Este tema lo solventaron diciendo que para medir yo había usado programas no oficiales (usé iStat Pro), que en sus «pruebas de estrés» el portátil no se salió de los rangos que consideraban «normales» y me explicaron el sistema de ventilación (que ya conocía). Así que si el aluminio de al lado del teclado me quema, es normal, vale, puedo llegar a aceptarlo. Y lo de la nVidia dijeron que no reproducía los síntomas, así que descartado…

El segundo problema es más raro, y más jodido de reproducir. De hecho, esto no conseguí que lo tomasen en serio del todo por no poder dar unos pasos que lo causasen o explicar lo que hago exactamente para que suceda… El tema es que, a veces, sin un patrón determinado, la pantalla adquiere un tono azulado. No son imaginaciones mías, porque cerrando y abriendo la pantalla del portátil (esto es, apagando y encendiendo el monitor) se pasa y los colores vuelven a ser los normales. Sobre todo me pasa tras reanudar después de tener el portátil suspendido (en reposo), o cuando lo dejo encendido bastante rato (nunca me ha pasado mientras lo uso, siempre lo encuentro así al volver tras un rato largo).

MB MB MB

Encima, el otro día pasé del tono azulado del monitor a que directamente se puso con un color negruzco. Las imágenes siguen moviéndose y las aplicaciones siguen ejecutándose, pero el monitor muestra todos los colores distorsionados, con un tinte azul (o negro). Le saqué fotos y un vídeo, pero aún así creo que apenas se notará la deformación (y si saco screenshot sale normal, porque el problema parece del monitor). Y como en sus pruebas el error no se reprodujo, para ellos no existe.

Mi única esperanza es que cuando me vuelva a pasar (espero que sea aún en garantía) pueda coger el portátil y llevarlo directamente al SAT para que lo vean, porque quien me atendió no llegaba a darme mucho crédito. Además, para esto la solución casi me hizo reír por lo estúpida que me sonó: crear un un nuevo usuario en el sistema. Y la otra opción propuesta, mucho más windowsera: reinstalar Mac OS X enterito.

(Por ahora no he hecho ninguna de esas dos cosas, la frecuencia de azulado se ha reducido bastante, hasta sólo una o dos veces al mes…).

El día en que descarté el iPhone

Llevo cierto tiempo con la idea de cambiar de móvil, ya que el Nokia N73 que tengo es una pequeña basura. Excepto la calidad de la cámara, el resto son pegas (lento, inestable, y ni siquiera es especialmente bonito o ligero). Mucha culpa de ello la tiene el sistema operativo, Symbian, que es muy lento.

Para reemplazarlo, busqué en los terminales de gama alta en el mercado o de salida próxima, reduciendo las posibilidades a unos cuantos ya en el mercado (Nokia N82, HTC Cruise, iPhone) y a algunos por salir (iPhone 3g, HTC Diamond). Al Nokia lo descarté por llevar Symbian, y al Cruise por ser un poco armatroste y sólo ligeramente más barato que el nuevo HTC Diamond. Así, la cosa quedó entre el iPhone y el HTC Diamond.

Dado que hoy estaba previsto que saliera el nuevo iPhone, todavía no he reservado ningún teléfono, para dar una oportunidad al móvil de Apple. Seguro de que de todos los que he mencionado es el más conocido, porque ha tenido una campaña mediática por detrás inigualable. Es cierto que tecnológicamente es bastante avanzado, que su interfaz fue revolucionario y que es un terminal muy llamativo. Pero para descartarlo tuve en cuenta otras cuantas cosas, fruto también de mi experiencia con el iPod Touch (por descarte, el «ganador» ha sido el HTC Diamond).

Tras el salto, aún doy más la vara con los cacharritos…

Continuar leyendo «El día en que descarté el iPhone»

Sennheiser CX300

CX 300

Hace un tiempo que tengo perdidos mis anteriores auriculares, unos Sennheiser MX400 típicos (de botón). La calidad era muy buena, el único problema es que si hay mucho ruido ambiental puede que tengas que subir demasiado el volumen del reproductor, hasta resultar molesto, o incluso no oír lo que estés reproduciendo.

Para contrarrestar el sonido ambiental se concibieron los auriculares in-ear. El diseño de este tipo de auriculares es distinto, ya que están pensados para introducir en el oído de una manera mucho más profunda. Los objetivos son varios, uno es tener un sonido mucho más nítido y directo, y otro es aislar del sonido ambiente, ya que actúan como tapones. También pesan menos, ya que la gran parte del auricular es su acolchado, sin apenas carcasa ni partes rígidas.

Normalmente este tipo de auriculares es muy caro, ya que la calidad de los materiales es muy alta y están orientados a un sector bastante selecto, que busca una mayor calidad que las que traen típicamente los aparatos de sonido (los iPod no son una excepción en este apartado, sus auriculares son más bien normalitos). Los CX300 fueron los primeros cascos de este estilo de Sennheiser, y buscan atraer al sector de audiófilos que busca una buena calidad, pero sin llegar a costes más o menos prohibitivos, de manera que la relación calidad/precio es mantiene altísima con un precio de alrededor de 50€ (yo los conseguí por bastante menos, si no puedes con la globalización, aprovéchate de ella :P). Dado que me gusta como hacen estos alemanes las cosas, fueron mi primera opción para entrar en el campo de los auriculares intracanal.

Continuar leyendo «Sennheiser CX300»

¿Cómo mejorar tu producto?

Si de alguien puedes aprender, es de la competencia. Que no hay reinventar la rueda cada dos por tres…

Si hay algo bueno en el mundo entonces lo copiamos con orgullo.

Y esto lo dice Anssi Vanjoki (Vicepresidente Ejecutivo y Gerente General de Multimedia, vamos, que no es un Don Nadie). Me ha encantado su sinceridad, sin andarse echándose flores ni andarse por las ramas. En eso se basa el avance. Un pionero hace algo, luego llegará quien entienda la dimensión de lo que el otro ha ideado y lo mejora, y luego llegará otra respuesta.

Desviándome tres cuartos, en el software pasa lo mismo. Sólo que si es libre, cuando hay algo bueno no tienes que copiarlo, sino que simplemente lo tomas y lo mejoras, sin tener que empezar de cero. Idealmente todos ganan, ahí está lo bonito del asunto.

Frase vía FayerWayer.