Más sobre formularios web: maneras idiotas de pedir una contraseña

Password al descubierto

Más cosas odiosas de los formularios web: los campos de contraseña al descubierto. Cuando creo una cuenta en un sitio web, relleno los datos casi automáticamente, circulando por los campos pulsando tabulación: nombre de usuario, email, contraseña, dirección, etc, etc. Normalmente no me paro a mirar lo que he escrito hasta que he acabado de rellenar los datos. Ahora bien, como no tengas cuidado, si el que creó el formulario web es estúpido y dejó el input correspondiente a la contraseña como de tipo texto en vez de ser de tipo password, como debería de ser, puedes llevarte una sorpresa. Tú guardando tus contraseñas como si fuesen la fórmula de la coca-cola, para que luego llegue la web de turno y la trate como si fuese tu talla de zapatos. No! Mi contraseña se merece un poquito más de confidencialidad

De hecho, en una ocasión ya tuve que cambiar mi contraseña principal por revelarla estúpidamente en un formulario web mal creado (la web ya no existe): estaba rellenando los datos para registrarme en la página web de una asignatura cuando, tan tranquilo, puse mi contraseña en el campo de texto correspondiente. Cuando me di cuenta del error de diseño me cabreé tanto que empecé a protestar porque dejase mi contraseña al descubierto… antes de haberla borrado. Ziberfrenico estaba a mi lado, y con un «¿Qué es *******?» me dejó claro que acababa de joder mi contraseña…

Nota: mi blog sí oculta las contraseñas, sólo faltaba que la volviese a poner al descubierto ;)

Ya lo he visto

Al pasar tanto tiempo usando internet (tanto por necesidad como para rellenar huevos de ocio), acabo enterándome de bastantes noticias, curiosidades o, simplemente, gilipolleces varias. Es una consecuencia natural de leer todas las noticias en portada de menéame (más algunas no publicadas), estar suscrito a ciento y pico feeds y deambular por las redes sociales sin ton ni son.

Así, veo los videoclips nuevos (incluso los más malos, como los Micrófonos) o los nuevos vídeos virales bastante pronto, oigo las nuevas canciones del disco de turno o veo anuncios de calidad que pongan en la TV aunque no la vea. Cierto que hay muchas cosas que aunque las veo no las exploro en profundidad y me quedo con poco más que con la referencia, principalmente porque el día sólo tiene 24 horas y se me harían cortas, y aunque lo digital está bien por ahora me sigue gustando vivir un poco de vida offline, que el mundo sin conexión tiene su encanto.

Como dijo el amigo ziberfrenico en una ocasión, si está en internet lo he visto… así, cuando llega un amigo y te dice «déjame el portátil, ya verás lo que te voy a enseñar» y carga alguna cosilla curiosa que yo ya había visto, me surge la duda… Ahora, ¿qué hago? ¿Le digo que ya lo he visto y arruino su momento guay, acabando con su ilusión de ser un modernillo? ¿Veo lo que me tiene que enseñar, fijo cierta sorpresa y diversión y le felicito por su gran exploración del submundo internetero? ¿Lo veo, comparto con él un entrañable momento digno de un anuncio y le digo que muchas gracias pero ya lo conocía? o, con cierto espíritu destructivo… Le digo que está más desactualizado que mi Windows pirata, y que deje de mostrarme gilipolleces que ya he visto hace varias semanas?

Un mar de dudas y opciones se abre ante mi, yo opto por el momento entrañable cual anuncio de Werthers Original, pero según qué mamoncete se te acerque, la opción House (la última) no está del todo mal…

Ilustradme, volcad vuestro conocimiento vital en esta encuesta…

{democracy:3}

Las webs cutres también pueden anunciarse

Visitando el blog del palero encontré un anuncio llamativo que me leí antes de hacer click mecánicamente en el adsense (el espíritu solidario me domina a veces, ese click para mi serán 0.05€ para austerhouse, seguro que los necesita más que yo mis clicks).

Majorettes murcianas (que no marcianas)

El prometedor anuncio me llevó a una maravillosa web. No la visitáis si no sois muy fuertes de mente, porque ese engendro llamado página web puede causar daños cerebrales bastante severos. La página es suficientemente horrible para que parezca que está hecha con Frontpage por algún niño de nueve años haciendo sus primeros pinitos con la informática… pero no, el editor responsable de tal desaguisado es Namo Web Editor. Espero que la web de las animadoras no sea la demostración del culmen de sus posibilidades, porque de ser así el mundo estaría mejor sin el.

Aparte, no sé a quien le tocaría «rellenar» el contenido de la web, pero lo hizo literalmente: está llena de textos repetidos redundantes, para que parezca que la web «está más llena». Además, tiene enlaces rotos (Vídeos), las imágenes tienen muy mala calidad (aparte de que parecen de los 80), y están redimensionadas de manera que se deforman, pero sin enlazar a los originales.

Otro error bastante cutre es que los títulos de las páginas están mal (Ver Contacto us, en la sección de trayectoria para más inri, me ha hecho reír un rato). Aparte, el título de la página de contacto es Guía, el de «El ballet» es «Información de contacto», así como el de «Kimera».

No dudo que sean un gran grupo de bailarinas pero, si (por alguna extraña razón) estuviese buscando un grupo de majorettes para animar mi fiesta, quedarían automáticamente descartadas al ver su web. Y lo malo es que estarán tan felices por tener una página web en la internete

No sé como de profesional será este grupo, teniendo en cuenta que es el grupo de una Asociación quizás la web sea sólo informativa y no tengan mayores pretensiones aparte de pasárselo bien… entonces no entiendo por qué se anuncian en adwords. Y si pretenden dar una imagen profesional, poniendo un correo de hotmail como forma de contacto ya lo clavan.

Puede que esté siendo un cabrón y esté metiéndome con el trabajo de alguien que lo hizo con pocos conocimientos y mucha ilusión… pero me jode la posibilidad remota que alguien haya conseguido cobrar por hacer esa basura. De cualquier forma, quien sea responsable de tal maravilla, sería mejor que continuase con la misma ilusión… pero adquiriese más conocimientos.

Otro tema que merecería ser tratado es por qué cojones me salió el anuncio de majorettes en el blog de austerhouse… ¿tendrá tantos prejuicios adsense como para considerar que el blog es de temática gay? Misterios sin resolver…

¿Qué cojones es verde y con asas?

Alcarraza - Verde y con asas!

(imagen tomada de aquí)

El refrán verde y con asas me resulta curioso. Se supone que es para hablar de algo obvio y sin equívocos, de algo que está muy claro. Pero… ¿qué cojones es verde y con asas? Anda que no hay cosas que puedan ser verdes y tengan asas… una bandeja, una cacerola, una regadera… Para tratar de dar a entender que el asunto está muy claro, el refrán es una puta mierda. Resulta que está claro que es una alcarraza. Pues vale.

alcarraza.

(Del ár. hisp. alkarráza, este del ár. clás. kur[r]?z, y este del persa kor?z, buche, por alus. a su forma).

1. f. Vasija de arcilla porosa y poco cocida, que tiene la propiedad de dejar rezumarse cierta porción de agua, cuya evaporación enfría la mayor cantidad del mismo líquido que queda dentro.

Mucho mejor blanco y en botella, un lácteo refrán menos dado a equívocos.

Cuando tu portátil no arrancará más

Si hay algo peor que un disco duro que deja de funcionar, es que el pack se complete con que sea el ordenador el que se va al inframundo binario… y eso es lo que me ha pasado. Mi portátil era un viejo y muy usado Acer Travelmate 290, que ha cumplido su labor con creces. Demostró ser duro y fiable (algunos dicen que lo trataba mal, exagerados, yo sabía de su dureza!), y apenas dio problemas en tres años largos de servicio. Y más por el precio que me costó, 0€! (fue ganado limpiamente en un concurso, nada de negocios con la Mafia ni robos).

El asunto fue el siguiente: la semana pasada, mientras lo usaba tranquilamente tirado en un sofá, se reinició, sin que hubiese habido problemas software. Extrañado, le dejo reiniciarse tranquilamente, quizás había pulsado un botón sin darme cuenta… pero justo antes de cargar el gestor de arranque volvía a reiniciarse. Ahí empecé a tener sudores fríos… a temer por mis prácticas (de las que, por supuesto, tenía una copia de seguridad… antiquísima). Tras apagarlo durante un tiempo respetable volví a arrancarlo, y tras unos cuantos reinicios se mantuvo encendido de una manera estable el tiempo suficiente para hacer un volcado de los archivos imprescindibles a un disco duro externo. El alivio ya era considerable, pero la putada de que se te joda el PC se queda ahí.

Al haber estado viviendo con el portátil durante tanto tiempo, me había acostumbrado a pasearlo por casa todo el rato, aprovechando la WiFi, y usarlo para todo (prácticas de clase, navegar por internet, VoIP, ver películas, jugar con él… ). Era casi como un cachorro, pero no había que sacarlo de paseo ni darle de comer. Estuve algunos días sin él y es cierto lo que dicen de que no aprecias lo que tienes hasta que lo dejas de tener. El pobre estaba cascado, la batería le duraba 15 minutos y su carcasa estaba arañada… pero cómo lo eché de menos.

Sí, es triste que me hubiese creado tanta necesidad del susodicho cacharro. Y ahora qué, ¿aprovechar para volver a comenzar sin portátil, a eliminarme una de tantas necesidades artificiales? Pues va a ser que no, ya he conseguido otro Acer Aspire 5052 por el que tendría que haber pagado por mi cuerpo de no ser por mi mecenas (para que negarlo, mi padre).

Finales y segundos

Fútbol

Supongo que habrá gente acostumbrada a llegar a finales. Y no sólo a eso, sino a ganarlas. Yo no. Llegar a una final es genial, cumples expectativas, te mentalizas para la final, en definitiva, estás a un sólo partido de ser el mejor.

Lo malo es llegar y perder. Es injusto que se te quede mal sabor de boca, cuando has sido el mejor en todos los enfrentamientos excepto el último. Cierto que es el que cuenta y el que importa, pero cuando llegar a la final cumple sobradamente tus expectativas, lo lógico sería quedarte satisfecho por un más que honroso segundo puesto. Y aún más cuando en el camino a la final has jugado un campeonato casi perfecto.

Todas estas cosas pasan por mi cabeza tras haber sido subcampeón (o segundo, para el caso es lo mismo) en un campeonato que comenzábamos con pocas expectativas, el año pasado no habíamos superado la primera ronda y este año somos subcampeones. Estoy más que satisfecho, el equipo ha jugado muy bien y ha habido muy buen rollo. Pero sigue sin ser justo que se te quede la espina clavada del «y que habría pasado si no hubiésemos jugado mal el último día».

De todas maneras… tiene aún más mérito el subcampeonato… todo el equipo estaba formado no sólo por amigos, ¡sino que todos éramos informáticos! Además, informáticos multideportistas, que tras ser subcampeones en fútbol sala tenemos que seguir luchando por el ascenso en el fútbol normal. ¡Estamos luchando no sólo contra los rivales sino también contra los mitos!

Lo que Windows jode, a arreglarlo con Linux

Mira que me empeño en no odiar Windows y que no me repela tanto el usarlo, pero es que se lo gana a pulso con su comportamiento errático, no documentado y arcano. Dan ganas de cubrir mil reportes de bug, si no fuera porque no se puede…

La situación es esta: el PC de sobremesa que uso para el eMule, la IM (Skype, MSN Messenger, GTalk), jugar de vez en cuando, oír música y poco más, lo tengo normalmente en Windows. Hace alrededor de dos semanas empezó a reiniciarse esporádicamente, sin ningún patrón (ni de procesos activos, ni de memoria, ni de carga del sistema… un misterio). Tras descartar las cosas más probables (virus, corrupción de archivos de sistema [aunque Windows es una corrupción en sí], temperatura del PC, etc), y un par de semanas luchando con él, decidí, muy a mi pesar, tomar la decisión final, formatear para empezar de nuevo, previo backup de algunas cosillas.

Pero no acabó ahí la cosa… el CD de Windows no ha querido instalarse, ya que finaliza la instalación con un bonito BSOD apenas documentado, con el críptico mensaje de error «DRIVER_IRQL_NOT_LESS_OR_EQUAL». Ninguna de las soluciones funciona, así que me temo lo peor, fallo de hardware… adiós a la memoria o al disco duro principal… Por supuesto, un formateo y volverlo a intentar una instalación o la recuperación del sistema desde la (cutre e inútil) consola de recuperación no surte ningún efecto…

Pero… espera… en ese momento recuerdo el ubuntu aparcado que tengo en el mismo disco duro así que intento arrancarlo con pocas esperanzas. Sorpresa, ubuntu sí arranca, así que pruebo a formatear la partición que ocupaba windows y desde ubuntu no me da problemas… Me extraña y pienso que quizás el fallo venga al escribir datos, así que arranco un live cd con Feisty Fawn (ya de paso, actualizo la distro :P), y arranca y se instala perfectamente en el espacio que Windows acababa de despreciar. Y no sólo eso, sino que tal y como venía tenía aceleración 3D y los efectos de Beryl totalmente funcionales… en un hardware que hace que a Windows Vista le entre la risa floja.

Y diréis… ¿todo esto para que nos cuente cuanto apesta Windows? Pues básicamente sí… pero es que es fruto de la frustración, porque lo he intentado, he intentado entender el sistema, lo que le pasaba, leerme su documentación… pero ha sido imposible. Y con linux, a la primera, he rescatado el sistema, pudiendo salvar todo lo que necesitaba. Y esta ha sido una vez de tantas, en linux con un esfuerzo similar al realizado con Windows al menos obtengo algo de comprensión de lo que sucede, pero con Windows es sumergirte en documentación pobre y extraña, además de muchas veces ser escasa.

Por cierto… continuará, que aunque Windows me saque de quicio no desisto en hacerlo funcionar como yo quiera :-P

El futuro de la tecnología

A pesar de que seguro que lo veis en Xataka, me ha gustado la visión que tiene Intel del futuro de la tecnología.

Me gusta la visión de una tecnología amable, que facilita las cosas y se integra con nuestras costumbres de una forma muy intuitiva, funcionando de una manera muy natural y con una curva de aprendizaje mínimo. También me gusta la visión que tienen de la comunicación global, más que estresar lo que hace es globalizar las comunicaciones, haciendo que de igual donde estés, sin que se limite con quien o de que manera puedes hablar comunicarte (no sólo voz, sino vídeo, datos, imágenes…).
La verdad es que el vídeo me ha dejado una sensación de buenrollismo que no es fácilmente alcanzable, normalmente las cosas no funcionan tan bien… pero aún así, es un bonito objetivo que intentar alcanzar.