Pasa una noche de hotel gratis por la cara

Se ve que los blogs pueden ser útiles a veces, sobre todo si se convierten en medios de promoción interesantes para empresas, que querrán llamar la atención de los bloggers para que escriban sobre ellas. En esta línea va Hotels and Blogs: tú prometes hablar sobre tu experiencia en un hotel, y a cambio ellos te regalan la estancia. No parece mal plan.

Si te quieres apuntar, sólo tienes que comentar en este post diciendo donde querrías pasar la noche gratis y esperar a que te ofrezcan algo …

Prueba de apariencia de google

Prueba de apariencia de resultados de google

Me ha tocado ver una de las pruebas que hacen en google con nuevas maneras de mostrar los resultados de búsqueda. Usa un layout a tres columnas en vez de las clásicas dos (resultados y adsense), con la de la izquierda conteniendo enlaces a la búsqueda en Imágenes, Grupos y Noticias (enlaces redundantes con los de arriba, sobre la caja de búsqueda).

También incluye un degradado suave en la parte superior, es una idiotez pero le da un aire más moderno.

No me ha disgustado la apariencia, da un aspecto bastante «limpio».

Razones por las que Opera también mola

Un barco en un puerto

Soy un usuario feliz y contento del Nocilla Firefox, y le di una oportunidad bastante temprano, aún cuando la gente lo usaba menos (allá por las versiones <1.0), como sucesor ligero de la suite Mozilla, al igual que hacía con otros navegadores, como Netscape o mods del IE. Me sigue gustando, y lo uso cada día como navegador por defecto, pero ahora le empiezo a más oportunidades también a Opera.

En contra tiene que es de código cerrado y tiene una comunidad menor, pero tiene algunas ventajas sobre firefox:

  • Las páginas cargan rapidísimo. No sé como lo hacen, pero las páginas se cargan y renderizan a una velocidad tremenda, bastante más rápido que en Firefox.
  • El aspecto por defecto es más configurable y personalizable que en firefox. Esto puede dejar indiferente a mucha gente, pero como paso mucho tiempo al día usando el navegador, me gusta que esté tal y como me apetece.
  • Consume muchos menos recursos que Firefox. Tanto memoria como CPU. Me gusta abrir varias pestañas para navegar, dejando abiertas cosas interesantes, y Firefox se va ralentizando hasta el punto en que tengo que cerrarlo para que no cuelgue el PC…
  • Todo el interfaz se basa en pestañas, no hay más ventanas que la del navegador. Algunas cosas como las opciones o las transferencias se abren también en pestañas, es mucho más cómodo. Es cierto que con Firefox puede conseguirse con complementos, pero otra de las virtudes de Opera es que muchas de las características que se consiguien con extensiones de Firefox ya las lleva integradas.
  • Opera también respeta los estándares. Cambiarse no es volver a ver páginas raras, lo bien hecho funciona bien (por lo general, las páginas que se ven bien en Firefox se ven bien en Opera).

Pero hay un punto definitivo en el cual Firefox le saca una cabeza a Opera, y son las extensiones. Las funcionalidades del primero son tan extensibles como lo permitan sus extensiones, y la comunidad que las desarrolla es bastante activa, con algunas imprescindibles para mi, como Web developer Toolbar, Google Browser Sync, DownThemAll!, Firebug o Del.icio.us complete. Por esas extensiones, se aguanta la lentitud, lo lento que me carga gmail (igual es por alguna extensión, no le echo la culpa) y sus cuelgues de vez en cuando.

El futuro de la tecnología

A pesar de que seguro que lo veis en Xataka, me ha gustado la visión que tiene Intel del futuro de la tecnología.

Me gusta la visión de una tecnología amable, que facilita las cosas y se integra con nuestras costumbres de una forma muy intuitiva, funcionando de una manera muy natural y con una curva de aprendizaje mínimo. También me gusta la visión que tienen de la comunicación global, más que estresar lo que hace es globalizar las comunicaciones, haciendo que de igual donde estés, sin que se limite con quien o de que manera puedes hablar comunicarte (no sólo voz, sino vídeo, datos, imágenes…).
La verdad es que el vídeo me ha dejado una sensación de buenrollismo que no es fácilmente alcanzable, normalmente las cosas no funcionan tan bien… pero aún así, es un bonito objetivo que intentar alcanzar.

Cómo funciona BitTorrent (A todo el mundo le gusta el BitTorrent)

El siguiente artículo es una traducción al español del post publicado por Jeff Atwood en Coding Horror, que me ha dado permiso para publicarlo. Cuando hablo en primera persona sólo traduzco la experiencia contada por el autor. Espero que sea útil, ya que el post ilustra bastante bien el funcionamiento de este protocolo que tan buenos resultados da para archivos grandes y nuevos.

__

El método tradicional para distribuir archivos grandes es ponerlos en un servidor central. Cada cliente luego se descarga el archivo directamente del servidor. Es una aproximación gratificantemente simple, pero no escala. Por cada descarga, el servidor consume una cantidad de ancho de banda igual al tamaño del archivo. Probablemente no tengas suficiente ancho de banda para servir un archivo grande a una gran público, e incluso si lo hicieses, tu factura por el ancho de banda se dispararía. Cuando más grande sea el archivo y más público haya, peor se tornará tu problema de ancho de banda. Es un impuesto a la popularidad.
Con BitTorrent, también empiezas poniendo tu archivo grande en un servidor central. Pero una vez las descargas comienzan, algo mágico sucede: según los clientes se descargan el archivo, comparten las partes del archivo que tengan con los demás. Los clientes pueden oportunamente conectarse con cualquier otro cliente para obtener varias partes del archivo a la vez. Y escala perfectamente: cuando más aumente el público y el tamaño del archivo, el ancho de banda de la red de distribución de BitTorrent también aumenta. Tu servidor hace cada vez menos trabajo con cada cliente que se conecta. Es una manera elegante e igualitaria de compartir archivos grandes con un gran público.
BitTorrent desplaza radicalmente la economía de la distribución. Es una de las ideas más milagrosas nunca concebidas en internet. Hasta donde yo estoy involucrado, debería haber un premio Nobel a la computación, y el inventor del BitTorrent debería ser el primer galardonado.
Hay una visualización de Processing genial de BitTorrent funcionando que lo explica mejor de lo que yo podría hacerlo. La visualización original no sólo está casi siempre caida, sino que esta escrita para una versión antigua de Processing. Cogí una copia cacheada del código y lo actualicé para la última versión de Processing.

 

Cómo funciona BitTorrent (A todo el mundo le gusta el BitTorrent)

Esta pequeña animacioncilla GIF no hace justicia a la naturaleza altamente dinámica y en tiempo real. Recomiendo descargar Processing y descargar el código de visualización para BitTorrent actualizado, de manera que puedes ver el proceso de principio a fin en tu propio PC. Es bonito.

Pero aún con lo maravilloso e inteligente como es BitTorrent, no es perfecto. Como un voraz usuario de BitTorrent, he notado los siguientes problemas:

  1. BitTorrent es un fatal cliente de la Larga Cola.
    La eficiencia de BiTorrent basa en su popularidad. Cuanta más gente esté descargando, más grande se hace la red de distribución. Pero si lo que quieres es poco conocido o poco popular –parte de la Larga Cola — BitTorrent es dolorosamente, brutalmente lento. Con sólo un puñado de clientes compartiendo la carga de trabajo, sería mejor usar métodos de distribución tradicionales.
  2. BitTorrent, aunque distribuido, sigue siendo centralizado.
    El trabajo de la descarga se comparte entre los clientes, pero ¿cómo se localizan entre sí los clientes? Tradicionalmente esto se hace mediante un servidor centralizado, un «tracker» (localizador), o lista de peers (de clientes). Esto significa que BitTorrent es vulnerable a ataques al servidor centralizado. Una vez el servidor está fuera de servicio, los clientes no tienen ninguna manera de encontrarse, y toda la red de distribución se para forzosamente. Hay alternativas que permiten a los clientes compartir la lista de peers entre sí, algo así como tablas hash distribuidas, pero el trackers centralizado es más eficiente.
    Además, para empezar una descarga con BitTorrent, tienes que saber primeramente donde conseguir el archivo .torrent. Es un problema como el de la gallina y el huevo, ya que implica la existencia de un servidor central en algún sitio.
  3. BitTorrent no es adecuado para archivos pequeños, aunque sean extremadamente populares.
    La red de distribución de BitTorrent se basa en clientes compartiendo trozos del archivo durante el periodo de descarga. Pero si el periodo de descarga es pequeño, la ventana de oportunidad para compartir es también pequeña; en un momento dado sólo unos pocos usuarios estarán descargando. Este es otro caso donde será poco probable encontrar otros peers, así que es mejor optar por métodos tradicionales.
  4. BitTorrent confía en el altruismo de los clientes.
    No hay ninguna regla que diga que los clientes deben compartir su ancho de banda mientras descargan. Aunque la mayoría de clientes de BitTorrent por defecto ponen la velocidad de subida al máximo que permite la línea del usuario, es posible bajar el ancho de banda de subida a cero si eres avaricioso. Y algunos usuarios pueden tener cortafuegos configurados de tal manera que no puedan subir datos, aunque quisieran. No hay ninguna manera de castigar a los clientes malos por no compartir, o recompensar a los buenos clientes por compartir más.
    Además, cada torrent necesita un «seed» (una semilla) — un peer (cliente) con el 100% del archivo descargado — conectado en todo momento. Si no hay semilla, no importa cuantos clientes tengas, ninguno de los clientes será capaz de descargarse el archivo entero. Se considera una regla de cortesía permanecer conectado si tienes el 100% del archivo y no hay más semillas disponibles. Pero de nuevo, esto es una convención, no un requisito. Es totalmente posible que un torrent «muera» si no hay semillas disponibles.

El modelo de BitTorrent es innovador, pero no es adecuado para cualquier tarea de distribución. El modelo del servidor centralizado es superior en la mayoría de los casos. Pero la distribución centralizada es una herramienta para los ricos. Sólo las compañías con muchos beneficios pueden permitirse grandes cantidades de ancho de banda. BitTorrent, en comparación, es muy democrático. BitTorrent le da a la gente lo que quieren, cuando lo quieren — mediante un aprovechamiento de la pequeña cantidad de ancho de banda repartida por la mayoría de los proveedores de internet.
Pero sólo porque sea democrático no significa que sea sinónimo de piratería intelectual. BitTorrent tiene usos legítimos, como distribuír parches del World of Warcraft. Y S3 de Amazon soporta directamente el protocolo torrent.
BitTorrent, en resumen, pone la elección de la distribución de nuevo en la mano de la gente. Y por eso a todo el mundo le gusta el BitTorrent. A todo el mundo, excepto a la SGAE, MPAA, RIAA y similares.

Desperdicia tu vida viendo a otra gente desperdiciar sus vidas

Me sorprendió moderadamente esta noticia de un tipo coreano que retransmite en directo, al más puro estilo El Show de Truman, pero voluntariamente, que ya hay que ser gilipollas. Digo moderadamente porque no me extrañaría que fuese una campaña publicitaria viral del estilo de la de Diesel, pero más a lo bestia.

Las reglas son

  1. Justin lleva la cámara 24 horas al día, 7 días a la semana. Incluso en el cuarto de baño. Incluso en una cita.
  2. Esto es en directo. Sinceramente. Ahora mismo.
  3. Justin llevará la cámara hasta el día en que se muera. Con esto queremos decir que si se la quita, le mataremos.

Aún así, si es cierto, el eslogan de la web me parece más que adecuado, perfecto, además de una carta de presentación perfecta para algunas modernas idioteces…  (Je, que curioso, tiene un twitter…).

Waste your life watching other people waste their lives.

es decir…

 Desperdicia tu vida viendo a otra gente desperdiciar sus vidas.

Con esa frase han conseguido plasmar tanto…

Por qué abrir un blog (y por qué no)

Se da la circunstancia de que algunos de mis amigos de carne y hueso (oye, que no digo que a los que os conozco sólo por internet estéis hechos de circuitería, pero nunca se sabe con quien estás hablando…) están atraídos por esto de los blogs, pero no acaban de decidirse. Todos muestran unas reticencias similares, a saber:

  • Contenido: quién lo va a leer, a quién puede interesarle lo que escribas, de qué puede tratar, etc. Respuesta: en tu blog (en uno de carácter personal, si fuese orientado hacia una temática ya cambia el asunto) tienes toda la libertad del mundo para crear a tu antojo. Puedes dedicarte a contar pedazos de tu vida, simplemente a criticar lo que no te gusta, recoger lo que destacas de la «blogosfera» o lo que te de la gana en el momento, como si quieres reflexionar sobre el bucardo ibérico y te curras una galería de fotos. Sobre todo lo haces para ti, es a quien tiene que gustar, y si lo haces apasionadamente seguro que conseguirás algún que otro lector con el que compartes temas de interés comunes. Y si no, no es una tragedia, el principal objetivo de un blog es que te guste lo que te hagas, mientras lo cumplas todo va bien.
  • Periodicidad: otro de los temores que puedes tener es la «necesidad» de publicar frecuentemente. Esto es cierto y falso pero, de nuevo, lo principal es publicar cuando tú quieras. Sí es cierto que si quieres mantener a unos cuantos lectores fieles debes ofrecerles cierta homogeneidad en cuanto al ritmo de publicación se refiere (esto es, no publiques un día quince posts y te tires dos semanas sin publicar nada, aprovecha los posts programados para repartir tu inspiración), pero no tienes que atarte a una periodicidad fija (10 posts semanales, 25 al mes, etc), simplemente mantén cierta coherencia. Y si espacias más las publicaciones, quizás uno o dos posts a la semana, tampoco es un problema, la gente se acostumbrará a tu ritmo.
  • Precio: abrir un blog es gratis en muchos servicios como, por ejemplo, WordPress.com o Blogger. Probablemente cualquiera de estas dos plataformas (entre las gratuitas son las que más recomiendo) satisfagan las necesidades de un blogger primerizo, y obtienes una dirección del estilo de nombredelblog.blogspot.com (o .wordpress.com). Si luego notas que necesitas «algo más» y quieres montar tu propio hosting para controlar más el proceso de publicación, entonces sí tendrás que pagar algo, pero esto no lo necesitan la mayoría de los bloggers. Aparte está el tema del dominio, si quieres algo tipo www.nombredelblog.com tendrás que pagarlo anualmente pero, de nuevo, esto es opcional y no es algo que la gente necesite. Y así mato dos pájaros de un tiro y digo cómo empezar un blog, que es algo tan sencillo como abrir una cuenta en cualquiera de los dos servicios (en blogger te vale la cuenta guguel) y empezar a escribir.
  • Continuidad: ¿y si pasado un tiempo dejo de escribir? Pues no pasa nada. Cuando no te apetezca escribir, no lo haces, y punto. Puedes decírselo a quienes te lean o directamente no hacerlo (en este caso se darían cuenta ellos solos y puede que dejasen de visitarte a menudo). Luego puede que el blog se quede muerto o que lo retomes con más ganas pasado un tiempo (lo cual es probable, acabarás cogiéndole el gusanillo).

Así que, tras lo dicho, espero que quienes tuvieseis alguna duda sobre si empezar un blog o no, os decidáis a hacerlo; no necesitáis un rumbo fijo, simplemente empezad y el resto vendrá solo.
Más desorientado que yo cuando empecé es difícil estarlo, y al final ha acabado gustándome la cosa. ¿Por qué? Hay varias razones. He conocido a gente interesante de toda España (e incluso del extranjero, qué nivel ;), que difícilmente hubiese conocido de no ser por el blog. Gracias a los comentaristas aprendo más cosas acerca de lo que publico, y mientras escribo los posts y recopilo fuentes sigo aprendiendo. De vez en cuando a la gente incluso le gusta lo que escribes, y ciertamente te llena de satisfacción (y notas como crece tu ego…). El blog puede ser un espacio en el que hacer participar a tus amigos (encuestas, comentarios, rectificaciones, etc), lo cual también es muy interesante. Y cientos de razones más, joder, que si no te he convencido a estas alturas, ¡difícil lo llevo!

No bloggers: ¿qué más cuestiones os frenan a la hora de comenzar a plasmar todo eso que lleváis en la cabeza?. Y ahora para los sí bloggers: ¿qué más razones añadiríais para mantener vuestro blog?